Expo Clean > Infoclean

Bien protegidos

autor: admin |Sep 21, 2016 | 0 Comentarios | Limpieza

Los Equipos de Protección Individual son los dispositivos de los que dispone el personal de limpieza para protegerse de los riesgos para su salud y su seguridad. Los que se utilicen sobre ojos cara no deberán crear incomodidades, sino que proporcionarán confort con volumen adecuado, ventilación suficiente (que favorezca la transpiración), ocular antivaho y adaptabilidad individual al usuario; evitará la penetración de cuerpos extraños o salpicaduras de líquidos y la irritación causada por gases, aerosoles, polvos o humos. Los factores que deben tenerse en cuenta desde el punto de vista de la seguridad son oculares con resistencia mecánica suficiente, estanquidad en la cara, resistencia química, diseño ergonómico, calidad de los materiales, facilidad de mantenimiento, aristas y bordes redondeados, calidad óptica y que no reduzcan el campo visual. La utilización de guantes debe ser correctamente supervisada, ya que no todas las personas podrán utilizarlos; por ejemplo, los de goma o caucho estarán contraindicados en trabajadores que presenten lesiones cutáneas activas o cuando la sudoración es importante. Existen diferentes tipos de guantes: impermeables y resistentes a la acción de los agresivos ácidos y básicos; impermeables y resistentes a detergentes, jabones, amoníaco; de cuero, para protegerse de agresiones mecánicas y en medios secos; de goma para protección en medios húmedos, graso o polvoriento; de plástico que además de proteger contra gran variedad de sustancias, raramente provocan reacciones de irritación, y de tela que se utilizan poco. Los agentes químicos son absorbidos por el organismo a través de una o varias vías de entrada, que, por orden de importancia, son las vías respiratoria, dérmica, digestiva y parenteral a través de heridas, llagas. La vía respiratoria es la más importante en los trabajos de limpieza, por lo que es necesario conocer la concentración del tóxico presente en la atmósfera y durante cuánto tiempo se encuentra la persona expuesta a la misma. Cuanto mayor sea la concentración ambiental o el tiempo de exposición, mayor será la dosis.   22 de septiembre de 2016 – ep

Negocios limpios

autor: admin |Sep 21, 2016 | 0 Comentarios | Limpieza

Los locales comerciales son la cara visible de la empresa y la marca por lo que se deben cuidar mucho los detalles que percibe el público. Dependiendo del tipo de negocio, el local debe ser sometido a una limpieza más profunda o más superficial. Esto cobra importancia cuando los locales son destinados a actividades relacionadas con alimentación o manejo de productos químicos, por ejemplo, donde además de la limpieza ordinaria se deben tener en cuenta las normas sanitarias. Los comercios son lugares con mucho tránsito, movimiento de mercadería, grandes cristales y alfombras, por eso una limpieza diaria sea imprescindible pero, una limpieza a fondo con cierta periodicidad será perfecta. Esto va a depender de la afluencia que tenga y de la actividad que se desarrolle. La limpieza del interior de las vidrieras es esencial. Son la cara visible que puede determinar la entrada o no de una persona. Los artículos allí colocados se deben de ver perfectos y se debe realizar con frecuencia diaria. Como complemento, está la limpieza de los ventanales de los mismos. Seguramente en los cristales haya huellas o incluso manos enteras, esta limpieza se debe realizar dos o tres veces al mes, según el tránsito o la estación del año. Por dentro no tendrán que limpiarse tan a menudo. Los espejos situados en el interior del local serán higienizados a diario. Los muebles expositores dirán mucho de la imagen de la tienda. Si los productos están manchados o entre polvo y pelusas, muchos clientes desistirán en su idea de compra, por eso su limpieza debe de ser también diaria. El mostrador es una pieza del mobiliario que se debe de guiar por los mismos criterios de limpieza que los expositores. Un depósito debe estar siempre limpio y en orden. En esta zona ya no entramos en la imagen para el cliente, es cuestión de la sensación percibida por los empleados y por el cumplimiento de ciertos aspectos en materia de seguridad. El barrido o aspirado y fregado diario de pisos es imprescindible para mantener la limpieza y desinfección necesarias para un lugar público. Hay que darle especial importancia a la entrada del local, debe mostrarse limpio, libre de pisadas o manchas. Es recomendable desinfectar los aparatos electrónicos cada tanto tiempo y además de la limpieza rutinaria de la cortina y del engrasado para su mantenimiento, también se limpiarán grafitis o pegatinas que afean la fachada. Existen otras tareas de limpieza que no se realizan de un modo tan periódico pero que son igualmente llevadas a cabo, como el control de plagas o desratización, el pulido de suelos, las lámparas que se limpian una vez al mes y las del perímetro exterior.   22 de septiembre de 2016 – ep

Puntos críticos en la cocina

autor: admin |Sep 7, 2016 | 0 Comentarios | Limpieza

La limpieza e higienización en grandes cocinas debe realizarse adecuadamente para mantener la seguridad alimentaria en las instalaciones. El correcto mantenimiento de los elementos de una cocina central (superficies de trabajo, equipos, suelos, paredes…) resulta fundamental para que las actividades y procesos que tengan lugar en ella se desarrollen de manera adecuada e inocua, evitando el riesgo que puede suponer para la salud por su contaminación o falta de higiene. Para ello, hay una serie de procesos y tareas que no todo el mundo lleva a cabo. Diseñar, gestionar y planificar de manera higiénica una cocina constituye una de las principales garantías del buen funcionamiento del servicio. Bajo la tutela de manos especializadas, uno de los principales objetivos de la planificación es conseguir un diseño higiénico de la cocina, de manera que se conjuguen los aspectos que garanticen la elaboración de productos seguros. Para llevar un buen control de los puntos más críticos a la hora de mantener en buen estado las instalaciones, habrá ocho puntos a tener en cuenta que ayudarán a conseguir el objetivo deseado en lo referente a limpieza e higiene de la cocina. En la zonas de fuego un problema sería la filtración de restos de alimentos, para solucionarlo será necesario desmontar parrillas, rejillas y hornallas. En campanas y conductos de extracción habrá acumulación de grasa con riesgo de incendio y bajo rendimiento, se deberá hacer una limpieza semanal o quincenal de filtros; semestralmente, limpieza interior de la campana y anualmente, limpieza de conductos y motores. En sumideros y desagües se juntan restos sólidos con riesgos de atascos y malos olores, por lo que se deberán limpiar al menos una vez a la semana aplicando productos desincrustantes. A las ruedas y patas de mesas se adhiere suciedad, grasas, microorganismos, por lo que habrá que limpiarlas semanalmente y repasarlas con desinfectantes. Los microorganismos llegan con facilidad a manillas e interruptores que se limpiarán diariamente con paños y desinfectante sin humedecer los interruptores; en las mesadas y tablas se juntan restos de alimentos y microorganismos, que exigirán limpiar, después de su uso, con producto desinfectante y aclarantes. La acumulación diaria se da en los suelos, juntas y esquinas, que implicarán la limpieza diaria y, otra en profundidad con desinfectante, al menos cada 15 días; lo mismo para las juntas, cierres, bajos y laterales de mobiliario, que necesitarán una limpieza quincenal jabonando y aclarando. Se han hecho programas de limpieza muy elaborados que ayudan a los responsables del sector a abordar estos aspectos de una manera ágil, efectiva y profesional.   15 de septiembre de 2016  –  ep

Una limpieza dosificada

autor: admin |Sep 7, 2016 | 0 Comentarios | Limpieza

Los dosificadores son útiles para la dilución de productos de limpieza concentrados y tienen numerosas ventajas añadidas. La primera s es que los dosificadores evitan el derroche de los productos químicos o de limpieza, lo que supone un ahorro considerable, pues los productos durarán más tiempo; pero también contribuyen de forma especial a la protección del medio ambiente. En segundo lugar, optimizan el tiempo de trabajo de los profesionales. Algo que genera mayor eficacia en las tareas y la consiguiente reducción del mantenimiento de las superficies, maquinaria u objetos que se limpian. Los dosificadores, a su vez, pueden usarse con la mayoría de productos: detergentes, desengrasantes, desinfectantes, jabones, geles, limpiadores multiuso, ambientadores y, gracias a ellos, se puede acertar en la proporción en la que se trabaja con estos productos y evitar posibles accidentes mientras se manipulan. Otra ventaja es que muchos de ellos están pensados y diseñados también para el trabajo en áreas más complicadas o más extensas. Algunos se componen de un sistema hidráulico que se conecta a canillas directamente, de forma que el abastecimiento de agua queda garantizado en todo momento y se consigue que el producto utilizado salga diluido correctamente para su aplicación. Por último, los dosificadores, en líneas generales, permiten llevar un control de la limpieza mucho más higiénico y seguro. Al dosificar únicamente las dosis de producto necesitado, se disminuyen los posibles riesgos que para la salud puede tener el que muchas personas manipulen sin control y al mismo tiempo los productos.   15 de septiembre de 2016  –  ep

Más que limpio, desinfectado

autor: admin |Sep 7, 2016 | 0 Comentarios | Limpieza

La desinfección implica el uso de un desinfectante, pero los productos de alto nivel de desinfección compuestos no adecuados para una limpieza general. Dentro de los agentes químicos usados para desinfección, hay antisépticos, que evitan la descomposición o putrefacción, al controlar el crecimiento de microbios, son germicidas de baja toxicidad, se pueden usar sobre la piel, y desinfectantes, de mayor toxicidad y que se emplean sobre los objetos, ambiente y superficies inanimadas.  Se puede decir que las medidas de asepsia y antisepsia podrían ser eficaces separadamente en la lucha contra la infección, pero es imprescindible tener en cuenta que su utilización de una forma complementaria resulta totalmente necesaria si se quiere alcanzar el éxito de las actuaciones. Los desinfectantes pueden tener diferentes acciones: bactericida, que matan bacterias, pero generalmente no matan a las esporas; bacteriostática, que evita la reproducción y crecimiento de las bacterias, pero no las matan; fungicida: matan hongos, mohos y levaduras, aunque no maten las esporas; fungistática, que evitan la reproducción y crecimiento de hongos, mohos y levaduras, pero no los matan, y virucida, que destruyen virus, pero no esporas.  Los desinfectantes químicos de uso más corriente son los aldehídos, que tienen un gran poder de destrucción de bacterias, hongos microscópicos y virus; el amonio cuaternario que tienen alguna acción de detergente y son buenos desinfectantes, pero algunos son inactivos en presencia de jabón y su acción se reduce con la presencia de material orgánico. Además, los fenoles que  son muy efectivos contra los agentes bacterianos y contra hongos y muchos virus; los compuestos de cloro que son buenos desinfectantes sobre superficies limpias, pero son rápidamente inactivados por la suciedad, son efectivo contra bacterias y muchos virus, pueden irritar la piel y son corrosivas para el metal, pero son relativamente baratos.  También hay peróxidos, activos contra bacterias, esporas bacteriológicas, virus y hongos a concentraciones bastante bajas, y yodoformos, que son buenos desinfectantes, pero no funcionan bien en la presencia de material orgánico. Son efectivos contra bacterias, hongos, y muchos virus.   15 de septiembre de 2016  –  ep

Primero, prevenir

autor: admin |Sep 6, 2016 | 0 Comentarios | Limpieza

Diariamente, para la limpieza se emplean productos químicos que implican una serie de riesgos que hay que conocer y evitar. Para ofrecer una información clara, comprensible y normalizada sobre los peligros asociados con productos químicos, se elaboró el Sistema Mundialmente Armonizado de Clasificación y Etiquetado de Productos Químicos (GHS), cuya entrada en vigor generó importantes cambios en las Fichas de Datos de Seguridad (FDS o SDS) como en el etiquetado. La información que debe contener una FDS es la identificación de la sustancia y del responsable de su comercialización; la composición/Información sobre los componentes; la identificación de los peligros; primeros auxilios; medidas de lucha contra incendios, y medidas en caso de vertido accidental. Además, tendrá que especificarse la manipulación y almacenamiento; los controles de la exposición/protección personal; las propiedades físicas y químicas; la estabilidad y reactividad; la información toxicológica; la ecológica; las consideraciones relativas a la eliminación; la información relativa al transporte; la reglamentaria, y otras adicionales. En las etiquetas, tendrá datos del proveedor; la cantidad nominal de sustancia o mezcla contenida; los identificadores de producto, y los pictogramas, frases o información complementaria que procedan. Los productos químicos también han de indicar en el envase los peligros potenciales que implican su uso. Además, en las etiquetas debe haber consejos de prudencia o frases sobre medidas para minimizar o evitar potenciales efectos nocivos. Que el personal de limpieza esté bien informado es una de las medidas preventivas más eficaces frente a estos productos. También será fundamental seguir las instrucciones del fabricante, tener una formación adecuada y disponer de los equipos de protección individual necesarios.   8 de septiembre de 2016  –  ep

Con las manos…

autor: admin |Sep 6, 2016 | 0 Comentarios | Limpieza

En cada trabajo de limpieza es muy importante extremar la protección de las manos para evitar daños. La utilización de guantes es vital para lograr una protección total, además de conseguir una movilidad que permita realizar a la perfección cada tarea concreta. Muchas veces se recomienda el uso de guantes para alguna tarea, pero ¿qué tipo de guantes se deberá usar? Hay que tener en cuenta que no todos los guantes son adecuados para las mismas actividades. Por eso, existen diferentes tipos, fabricados con diferentes componentes que soportan las características de los entornos, tareas y productos con los que pueden ser usados. Así, hay cinco tipos de guantes: de látex, de vinilo, de nitrilo, de vitrilo y de neopreno. Los hay desechables de polietileno hasta satinados reutilizables, para cubrir las necesidades de la hostelería, la industria, el comercio, el deporte, colegios, supermercados, hospitales. Los de látex permiten llevar a cabo tareas de limpieza con gran elasticidad y flexibilidad, además de ofrecer una gran resistencia a los desgarros ante el roce. Estos guantes protegen las manos de acetonas y ácidos, aunque se debe evitar el contacto con aceites y grasas. Por ello, se recomienda su uso en tareas de limpieza, además de ser una de las opciones principales en el ámbito médico. Los de vinilo o de PVC se utilizan en la manipulación de alimentos, como en actividades que precisan de una especial higiene, seguridad o protección. Aunque este material es resistente a la abrasión, no se debe utilizar en contacto directo con piezas calientes, pues puede degradarse con rapidez. Son una alternativa para quienes tengan alguna intolerancia a materiales como el látex, ya que el PVC no tiene alérgenos. Los de nitrilo resisten bien la abrasión, el contacto con grasas y aceites, los cortes y la luz solar, pero se debe evitar su utilización en entornos fríos, ya que las bajas temperaturas causan su rigidez y dificultan su uso. Son una opción para una actividad en contacto con maquinaria pesada, en talleres mecánicos o la construcción. Son indicados para limpiar piezas impregnadas con hidrocarburos, aceites y grasas; así como para el contacto con pulimentos, resinas y esmaltes. Además, dan al usuario un tacto que le permite trabajar con pantallas táctiles de móviles y tablets, sin necesidad de desprenderse del guante. Los vitrilo, combinan el vinilo y el nitrilo en su composición, se utilizan especialmente para el examen de pacientes y muestras biológicas en los hospitales y centros de salud. Además, son aptos para la limpieza de instrumentos contaminados en laboratorios y la manipulación de alimentos, ya que no contiene elementos alérgenos procedentes del látex. Por último, los de neopreno proporcionan una capa de protección muy superior a la de los demás. Son ideales para el trabajo con productos químicos, incluyendo ácidos y productos cáusticos, ya que resisten al ácido sulfúrico, al ácido clorhídrico, al alcohol metílico, al carbonato de potasio, los sulfitos y los productos petrolíferos.   8 de septiembre de 2016  –  ep

Limpieza rentable

autor: admin |Sep 6, 2016 | 0 Comentarios | Limpieza

La limpieza del espacio de trabajo no es una mera formalidad, aumenta la productividad y mejora la actitud hacia las tareas. Contar con un espacio de trabajo más saludable es posible y necesario. Al igual que en cualquier otro lugar donde las personas se mantengan varias horas en actividad e interacción con otros, se deben tomar recaudos para conservar el orden y la higiene en la oficina. Algunos de los motivos por los cuales la limpieza de las oficinas es una actividad insoslayable serían establecer cómo podría alguien trabajar eficientemente rodeado de caos y desorden, con lo que la organización y limpieza del ambiente laboral son factores esenciales para proteger su salud física y mental y mantenerlos activos. Una encuesta de Staples US detectó que la productividad de los empleados se reduce a la mitad si sufren molestias o enfermedades ocasionadas por malas condiciones de trabajo. Por eso, es fundamental el aseo y la desinfección adecuada de baños, cafeterías y sectores de mayor tránsito, con especial énfasis en las áreas comunes o donde compartan equipos dos o más personas. El espacio de trabajo debe estar despojado, apto y dispuesto para cumplir con tres requisitos ser agradable, funcional y, principalmente, seguro. Según la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, los resbalones, tropiezos y caídas son la principal causa de accidentes en todos los sectores, desde la industria pesada hasta el trabajo de oficina. Además, según la Universidad de Arizona, los escritorios o mesas de trabajo contienen 400 veces más bacterias que el asiento del inodoro. Combatirlos es ganar en salud y, para hacerlo, solo se debe aplicar las medidas de limpieza y saneamiento necesarios. Dependiendo del tipo de germen, algunos pueden vivir en las superficies hasta 72 horas, tiempo más que suficiente para propagarse y poner en riesgo la salud del equipo de trabajo. Por eso, se deben limpiar y desinfectar escritorios, teclados, teléfonos y aparatos en general. Existen productos para ayudar a cuidar y mantener la prolijidad de la oficina: jabón para mano y sanitizantes, accesorios de limpieza general, toallas, rollos, y todo tipo de artículos para desinfectar y reducir la presencia de gérmenes.   8 de septiembre de 2016 – ep

Pasando el cepillo

autor: admin |Ago 31, 2016 | 0 Comentarios | Limpieza

Muchas formas y usos tienen los cepillos y de ellas depende la clasificación que se le dará a este útil de limpieza. La clasificación según el uso se da nombrando la función específica del cepillo y puede hacerse aún más específica nombrando el objeto o superficie sobre la cual hará su función. Existe un número muy grande e indeterminado de clasificaciones Estos son algunos ejemplos de los tipos de cepillos que se encuentran en el mercado: cepillo de dientes, para el pelo, para inodoro o escobilla de baño, almohaza o cepillo para peinar y limpiar caballos, para lustrar calzado, para la ropa, para lavar mamaderas, para lavadora de verduras, de peluquero, de autolavado, para raspar pintura. Más allá de esa calificación, se pueden clasificar, por su forma. Los insertados planos, son los de uso más común al cual se le insertan mechones en un agujero y se sujetan por medio de una grapa que se clava en el fondo del agujero o un pedazo de solera o segmento de alambre plano llamado ancla o áncora, que se fija a las paredes del orificio. Estos son los cepillos más comunes como los de dientes, de pelo, de baño, etc. Además, se pueden usar en la industria no solo para limpiar, barrer o pulir, sino también para dar soporte o servir de barrera entre ambientes diferentes en cámaras de almacenaje o pintura.  Los cilíndricos son generalmente rotativos, que tiene las cerdas perpendiculares al eje de rotación, su diámetro es menor que el largo, y pueden tener un centro hueco, espigas o una combinación de ambos. El mejor ejemplo son los cepillos de los túneles de autolavado o los que se usan para lavado de vegetales. Los radiales  son el equivalente a una sección del cilíndrico, la única diferencia es que el diámetro es mayor que el largo o espesor. El ejemplo más común es el de los cepillos de alambre para esmeril.  Los circulares o rotativos tienen las cerdas paralelas al eje de rotación, y la base en la que las cerdas están fijas es perpendicular. Este cepillo es de los que se usan en las pulidoras de piso o manuales. Los escobillones se hacen torciendo dos o más alambres, con las cerdas en medio, dando una distribución en espiral o uniforme, resultando en una especie de cepillo cilíndrico regularmente pequeño. Pueden estar doblados para darles una forma determinada. El mejor ejemplo es el de lavado de mamaderas o los usados para aplicar productos cosméticos como el rímel.   01 de septiembre de 2016 – ep

Con buena leche

autor: admin |Ago 31, 2016 | 0 Comentarios | Limpieza

La limpieza y desinfección inadecuada o descuidada de los equipos y tanques es la principal causa de inferior calidad de la leche.  Todos los equipos, artefactos y superficies de utensilios de ordeño que entran en contacto con la leche, suciedad o estiércol deben ser completamente limpiados y desinfectados antes del próximo ordeño. Los tanques de almacenamiento también deben limpiarse después de cada colecta de leche y desinfectarse antes del siguiente ordeño. La limpieza se hace para eliminar los residuos de leche, así como sólidos orgánicos y minerales que se forman en las superficies del equipo después de vaciar la leche. El propósito de la desinfección es eliminar los microorganismos presentes en éstas superficies antes del siguiente ordeño. La inadecuada o incorrecta limpieza y/o desinfección, permiten a las bacterias permanecer en las superficies del equipo, crecer y multiplicarse. Esto se traduce en elevados conteos de bacterias en la leche. Los residuos orgánicos están compuestos por los principales constituyentes orgánicos de la leche: grasas, proteínas y azúcares. Es importante eliminar estos residuos de las superficies rápidamente, porque su adhesión es mayor con el tiempo, su desecamiento, y el calor. Después de que se secan y endurecen, forman un depósito que es difícil de retirar. La limpieza reduce el número de bacterias en las superficies, pero no elimina todos los tipos de bacterias. La desinfección de las superficies 30 minutos antes del siguiente ordeño destruye casi todos los organismos persistentes. Los tanques de leche también deben limpiarse y desinfectarse, o bacterias psicrofílicas (microorganismos que crecen rápidamente a temperaturas de 35 a 50°F) se multiplicarán rápidamente. Los tanques se limpian esencialmente con los mismos procedimientos que el equipo de ordeño. El exterior del tanque debe ser lavado. Se debe desinfectar justo antes del siguiente ordeño. Permita el drenaje del desinfectante al exterior para evitar residuos de desinfectante en la leche. Los tanques se pueden limpiar manualmente o con sistemas mecánicos o de limpieza en el lugar.   01 de septiembre de 2016  –  ep

Página 10 de 43« Primera...89101112...203040...Última »